Ejercicios Kegel para hombres

Ejercicios Kegel para hombres

Acabemos con el mito de que los hombres no los necesitan. Esta mentira extendida perjudica a quien lo cree equivocadamente. El suelo pélvico es un conjunto de músculos que todos poseemos, y que posiblemente al no trabajarlos no los tengamos ni tonificados y debilitados, acabemos con esta falsedad.

Para realizar ejercicios de Kegel tienes que contar el número de repeticiones, tiempos entre ellas y su duración. Dedícale tiempo y concentración a tu cuerpo.

Cómo tonificar el suelo pélvico?

Lo primero es la valoración de un profesional quien nos dará las recomendaciones y el tratamiento individualizado para una adaptación concreta de los ejercicios y para la obtención de los mejores resultados.

¿En qué casos pueden ser beneficiosos o incluso necesarios?

Tras haber sufrido un prolapso rectal

Problemas asociados a la incontinencia de gases o de heces

Tras una cirugía de próstata y antes de la misma

Dificultades o control de la erección

Para mejorar el control de la eyaculación

Incontinencia urinaria.

 

¿Cómo los realizo?

Contrae la zona de pene y ano como si quisieras cortar la micción. Para realizarlo de manera correcta te recomiendo que los realices frente a un espejo. Al contraer verás cómo el escroto se eleva y el pene se retrae hacia el abdomen. Es importante saber contraer como saber relajar.

Comienza este ejercicio.

Realiza la contracción intenta aguantar unos 4 o 5 segundos. No deberías notar ni temblores, fatiga o molestia. El tiempo de relajación entre una contracción y otra tiene que ser del triple. Es decir aguantas  4 segundos, relajas durante 16 segundos así las fibras musculares se recuperaran.

Intenta sostenerla, al menos, durante 8 segundos y relajar otros 8 segundos. Después de cada ejercicio concentrándote en ello y respira profundo.

Según domines la técnica iras aumentado las repeticiones tiempo de ejecución.

Consejo.

Respirar con normalidad, sin bloquear la respiración ni forzarla.

 

¿Cuáles son las posturas correctas?

 

Tumbado: Boca arriba, con rodillas flexionadas y pies en paralelo. Repetimos el ejercicio explicado anteriormente. Esta posición es la inicial y no requiere esfuerzo muscular.

Sentado: La espalda debe estar recta sin apoyo. Las caderas y rodillas a la misma altura. Los tobillos y rodillas también, como si dibujáramos una línea imaginaria de rodillas a tobillos.

De pie: Tobillos y caderas alineados. con la gravedad en contra.

 

Riesgos

Si no se hacen bien, ademas de no ser efectivos. Pueden ocasionar dolores musculares al no realizarse correctamente.

Si te gusto el tema compartelo con quien quieras.