Chistes recibidos por WhatsApp abril 2018

Chistes recibidos por WhatsApp abril 2018

Un chiste es un dicho o una ocurrencia graciosa. Puede tratarse de una expresión espontánea o de un dicho o historieta breve que contiene algo que genera risa en sus receptores.

El chiste puede ser oral, escrito o gráfico.

Borrachos Andaluces
Tres andaluces borrachos en la estación de Tren
DIN DON DIN! El tren con destino a Sevilla, sale ahora mismo por la vía 4.
Se ponen a correr y esto que el Jefe de estación que se da cuenta, ayuda a subir al primero, también al segundo, pero cuando llega el tercero, el tren ya ha cogido velocidad y no puede subirle.
y le dice: Lo siento mucho, pero ya no puedo subirle tendrá que coger el siguiente tren
A lo que responde el Andaluz. Pues más lo van a sentir ellos, que solo habían venido a despedirme.

 

 

El incendio
Un hombre llama a los bomberos
¡¡Mi casa está ardiendo!!
¿Dónde se originó el fuego?
En la prehistoria, yo qué cojones sé, pero vengan ya

 

 

La herencia de un catalán
El padre que esta junto a su hijo charlando Pau! Has visto que reloj tan bonito tengo.
Si papá, muy bonito. Lo recuerdo de siempre.
Efectivamente, ha estado siempre en la familia. De tu bisabuelo pasó a tu abuelo y tu abuelo recientemente me lo ha dado a mi. Cien años en la familia y no ha retrasado ni un solo minuto. No se ha parado ni una sola vez. ¿A qué te gusta el reloj?
Si papa, muy bonito.
Toda una joya que nunca debe abandonar esta familia ¿A qué te gusta?
Si papa, una auténtica joya.
El mejor legado que tu familia puede dejarte y que tu debes dejar a tus hijos ¿A qué te gusta el reloj Pau?
Si papa, ya te he dicho que si.
Pues te lo vendo!

 

 

Chiste del Vasco y tris-tras, por detrás
Dos vascos se encuentran y uno le dice al otro:- ¡Coño Patxi! ¿Cómo estás?
Hola Josema, estoy jodido, sabes?
¿Qué te ha pasado pues…?
A ver, explica…Que me han violado.
Aivalaostia!, ¿y cómo ha sido pues?
Mira, al salir del coche se me cayeron las llaves al suelo y al agacharme a recogerlas…tris-tras, por detrás.
Joder Patxi ¿y qué hiciste tú?
Pues lo que pude…, Josema: APRETÉ EL CULO FUERTE Y LO ARRASTRÉ HASTA COMISARÍA.

 

 

La pareja después de 25 años
Tras 25 años casados, una pareja estaba en la cama, cuando la esposa medio dormida ya, sintió a su marido cómo la acariciaba de una manera que no lo había hecho desde hacia mucho tiempo.
Sus caricias eran muy sensuales, empezando por la nuca hasta llegar a su espalda. Después acarició sus hombros, bajando lentamente hacia sus senos y parando justo en su ombligo. Luego sutilmente puso su mano en el interior de su brazo izquierdo, acariciando el lado de su seno, bajando por su costado sobre la nalga hasta llegar a la pantorrilla. Siguió hacia arriba por el interior de su pierna parándose entre las ingles. Repitió, las mismas caricias en el lado derecho y, de repente, paró, se dio la vuelta y se puso a ver la tele.
La esposa, ya muy excitada, le preguntó con una voz muy dulce: -Lo estabas haciendo muy bien, cariño. ¿Por qué has parado?
Él respondió: -“¡Coño!, porque ya he encontrado el mando”.

 

 

El chiste perfecto
Un señor que va en coche y se percata de que está perdido, maniobra y pregunta a alguien en la calle. ¡Disculpe!, ¿podría usted ayudarme? He quedado a las 2:00 con un amigo, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro!
Claro que sí le contesta. Se encuentra usted en un coche, a unos 7 Km. del centro de la ciudad, entre 40 y 42 grados de latitud norte, 58 y 60 de longitud oeste.
Es usted ingeniero, ¿verdad? dice el del coche
Sí señor, lo soy. ¿Cómo lo ha adivinado?
Muy sencillo, porque todo lo que me ha dicho es “técnicamente correcto”, pero “prácticamente inútil”. Continúo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información.
Usted es político, ¿verdad? pregunta el de la calle.
En efecto. Responde orgulloso el del coche ¿cómo lo ha sabido?
Porque no sabe dónde está, ni hacia dónde se dirige, ha hecho una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho, está usted exactamente en la misma situación que estaba antes de preguntarme, pero ahora, por alguna extraña razón parece que la culpa es mía.

 

 

La paciente timida
Desnúdese.
Pero doctor, es que me da vergüenza.
Tranquila mujer, apagaré la luz.
Esta bien … ¿Y dónde pongo la ropa Dr.?
Aquí junto a la mía.