Alimentación ► Aceite de palma. Industria, uso, peligros…

espaciopublicidad

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal. El 50% de los productos que hay en los supermercados contienen aceite de palma y es el aceite más consumido del mundo.

En mayo, la Autoridad Europea de Seguridad Sanitaria (EFSA) advertía que el consumo diario de este aceite podría plantear serios problemas de salud relacionados con el cáncer.

Estos ácidos grasos saturados tienen un efecto hipercolesterolemiante pero con un efecto moderado sobre el colesterol “bueno” o HDL. El 50% del aceite de palma son ácidos grasos saturados. A largo plazo, su consumo puede provocar problemas cardiovasculares, es decir, existe mayor riesgo de sufrir infarto de miocardio o accidentes cerebro vasculares como embolias, trombosis o hemorragias cerebrales»,en la medida en que aumenta el llamado ‘colesterol malo’.

Con multitud de aplicaciones, que van desde la cosmética a la alimentación y, entre sus propiedades, mejorar la untuosidad de las cremas. Se encuentra en aperitivos y chips salados, galletas, pasteles, margarinas, masas de hojaldre y precocinados desde pizzas hasta patatas fritas o alimentos empanados.

El aceite de palma no es “visible” en la etiqueta se encuentra oculto bajo el nombre incompleto de “aceites” o “grasa vegetal”.

La demanda de este aceite está conllevando problemas de medioambiente por los efectos de los cultivos intensivos dedicados exclusivamente al aceite de Palma. Estos han afectado a la deforestación de los bosques tropicales. La apropiación de tierras autóctonas, abusos de derechos humanos y daños a las especies locales.